EE UU trata de abortar la declaración de un Estado palestino en la ONU

Washington se moviliza ante un giro radical del conflicto de Oriente Próximo

La diplomacia norteamericana se ha movilizado intensamente ante unos meses que se anuncian decisivos para el problema palestino-israelí y que podrían culminar en septiembre con el respaldo de la ONU a la declaración de un Estado independiente en Palestina. Esa fecha es el límite que se han puesto todas las partes para conseguir un acuerdo, esta vez definitivo y concreto, que resuelva un conflicto sobre el que gira toda la política de Oriente Próximo.

La frustración por el fracaso de todas las negociaciones anteriores y el escepticismo sobre las posibilidades de un arreglo han dado paso en los últimos días a la expectativa de que algo importante puede ocurrir pronto. Esa sensación está en parte motivada por las palabras que Barack Obama pronunció ante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado: “Cuando volvamos aquí el año próximo podemos tener un acuerdo que nos conduzca hacia un nuevo miembro de Naciones Unidas, un Estado palestino soberano e independiente viviendo en paz con Israel”.

Fuente: EL PAÍS. Artículo Completo Aquí

Y yo pregunto ¿EEUU no utilizará el derecho a veto en caso de llegar el reconocimiento del Estado Palestino al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas? 

Apuesto a que lo utilizará. De llegar, habremos de conformarnos a la Declaración del Estado Palestino como un País Observador, en la misma línea que el Vaticano. Cierto es que no hay nada como un paso más, para que los pasos de menos no pesen tanto. Pero, ¿de qué servirá eso a un pueblo con tierra y orden político, pero sin Estado? Apuesto a que el gigante americano utilizará el derecho a veto. Es más, apuesto a que no tendrá ni que llegar a utilizarlo.

Sea como sea, alegrémonos ante la posibilidad de celebrar el reconocimiento internacional del Estado Palestino.